Blanco



jueves, 22 de septiembre de 2011

BASTA YA AL RECHAZO DE LA LACTANCIA MATERNA PROLONGADA (PARTE I)



Los comentarios de rechazo por ver a un niño grande mamando en público hace que las madres se sientan inseguras.
La sociedad deber superar los prejuicios ante la imagen de un niño mayor de un año mamando.

No hay razón que justifique dichos comentarios, pues la historia antigua y los datos sacados de numerosos estudios, han comprobado los notables beneficios de la lactancia materna prolongada, según este vídeo de la web de la Asociación Española de Pediatría (Elaborado por Ana Romero Manzano, matrona del Hospital Universitario de Canarias y Marta Díaz Gómez, pediatra y profesora de la Universidad de La Laguna).

Por ello la Organización Mundial de la Salud y Unicef recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y, acompañada de otros alimentos, hasta, mínimo, los 2 años.

Grandes pensadores y filósofos de la antigüedad dejaron documentación escrita sobre el tiempo en que la alimentación materna era la apropiada, y la recomendación era hasta que el niño fuese independiente. Hasta el siglo pasado, la edad media del destete era entre los 18 meses y los 3 años, lo cual cambió a mediados de siglo debido a los grandes cambios sociales, que entorpecieron la duración de la lactancia, como la incorporación de la mujer al mundo laboral, la leche de fórmula (biberón) y dar a luz en los hospitales, entre otros...

Ahora más que nunca están comprobados y documentados los beneficios de una lactancia materna prolongada, tanto para el niño, como para la madre:

BENEFICIOS PARA EL NIÑO:

- La succión es un mecanismo de tranquilidad y seguridad. Disminuye la percepción de dolor físico o emocional, aumentando la oxitocina, conocida como "la hormona del amor".

- Mejora el desarrollo intelectual (este efecto es proporcional al tiempo de duración de la lactancia).

- Mejora el desarrollo de habilidades motoras, del lenguaje y de la agudeza visual.

- Afianza el vínculo madre-hijo y mejora la integración del niño en el entorno familiar y social, contrariamente a lo que se pueda creer en gran parte de esta sociedad.

- El sistema inmunológico del niño tarda en madurar entre los 2 y 6 años de edad. La lactancia materna prolongada permitirá su efecto protector ante infecciones propias de ese periodo, debido, por ejemplo, a la escolarización, guardería, etc...

A largo plazo, los beneficios para el niño también incluyen:

- Un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y obesidad en la edad adulta, así como la prevención de maloclusiones dentales.

BENEFICIOS PARA LA MADRE:

- Cuanto mayor tiempo de lactancia, mayor protección frente a la osteoporosis y otras enfermedades crónicas, como artritis reumatoides.

- Menor riesgo de desarrollar un cáncer de mama, principalmente en madres que han lactado 25 meses o más.

- A nivel emocional, la oxitocina mejora algunos comportamientos en la madre, aumentando la capacidad de escucha y la tolerancia, tan importantes para la crianza.

YA ES HORA QUE LA SOCIEDAD SUPERE LOS PERJUICIOS SOBRE LA LACTANCIA MATERNA PROLONGADA Y LA APOYE O RESPETE. ¿O no son suficientes los motivos expuestos?



(Fuente: web de la Asociación Española de Pediatría, comité de lactancia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada